Página principal

 

 Madrid, 18 ago (EFE).- El hospital universitario 12 de Octubre ha reanudado, tras un periodo de inactividad provocado por la pandemia, un ensayo clínico con células madre para el tratamiento de la lesión medular traumática aguda, indicación para la que no hay actualmente ningún medicamento autorizado.

La lesión de la médula espinal, frecuente en accidentes de tráfico, deportivos, caídas y precipitaciones, afecta anualmente a entre 10 y 40 personas por millón de habitantes en los países desarrollados y produce un déficit sensorial temporal o permanente, y un déficit motor o disfunción de la vejiga e intestino.

 
 

El ensayo, que se desarrolla en diversos hospitales españoles promovido por la farmacéutica Ferrer en colaboración con la biotecnológica Histocell, evalúa la eficacia y seguridad de FAB-117-HC, un fármaco en fase de investigación cuyo principio activo son las células HC016, explica este martes el centro hospitalario en un comunicado.

El 12 de Octubre indica que este tipo de lesión medular cursa con una elevada mortalidad de las neuronas y oligodentrocitos -unas células del sistema nervioso diferentes a las neuronas- en la médula espinal, lo que conduce a la pérdida de funciones motoras, sensoriales y autonómicas.

 

Esta pérdida se concentra en los primeros días tras el accidente, por lo que el ensayo se ha diseñado para que la administración del medicamento celular coincida con ese periodo crítico de la lesión en el que existe una elevada liberación de agentes inflamatorios, oxidantes y citotóxicos, agrega el hospital.

Las células HC016 son células madre obtenidas a partir de grasa de donantes sanos (alogénicas), expandidas 'in vitro' y cultivadas con niveles bajos de sustancias oxidantes para potenciar su capacidad de supervivencia en un medio hostil.

Por otro lado, el FAB-117-HC, que está dirigido a reducir la mortalidad de las neuronas y oligodendrocitos durante el periodo más crítico tras la lesión, podría ser de gran valor para minimizar un proceso que hoy es "irreversible", apunta el 12 de Octubre, donde recientemente se ha incorporado un nuevo paciente para el ensayo tras un periodo de inactividad por la pandemia del coronavirus.

La investigación consta de dos fases. La primera, ya realizada, ha consistido en la evaluación de la seguridad del procedimiento en ocho pacientes a los que se ha infundido células madre, y en la segunda, que se encuentra en sus inicios, se analizará la seguridad y también la eficacia.

Se hará mediante un diseño doble ciego aleatorizado en el que uno de los grupos recibe la inyección de células madre y el otro actúa como control. EFE

Fuente: https://www.lavanguardia.com